Suehiro maruo, el terrorífico mangaka del Freak Show

mangas de suehiro maruo

Suehiro Maruo, fiel a sí mismo y al horror de la sangre en sus tebeos

Suehiro Maruo (1956) no forma parte del sistema comercial del manga. Es un autor que desde siempre se ha desmarcado de la línea clásica del cómic japonés. Prueba de ello es que de joven jamás se intereso por trabajar con grandes editoriales como Shueisha o Kodansha. Pese a que estas empresas lo podrían hacer rico, limitaban su capacidad artística.

Maruo tuvo una infancia complicada y turbulenta, donde el fracaso escolar y los problemas familiares se daban la mano. Su fama de muchacho conflictivo no le auguraba un futuro prometedor. Contra todo pronóstico, al poco de cumplir los 20 años se da cuenta del poder del manga y todas las posibilidades que este arte conlleva.

Es así como empieza a enviar cómics a distintas editoriales, con un resultado siempre parecido. A nadie le interesa sus historias. La razón principal de su fracaso es el estilo de su dibujo, muy alejado del habitualmente conocido como manga. Y sobre todo, lo truculentas y simbólicas que suelen ser sus historias, muy difíciles de clasificar.

El hecho de no poder publicar sus propios mangas lo llevan a colaborar como ayudante para otros dibujantes y también a dibujar historias eróticas, fácilmente reconocibles gracias a su personal dibujo.

Suehiro Maruo, un inconformista en la industria del cómic

Así le van las cosas, hasta que por fin consiguió publicar en la editorial underground, Garo. Es en ese momento cuando Suehiro Maruo puede dar rienda suelta a sus pasiones juveniles, a sus traumas, a sus historias tétricas, y a su gusto por la historia. Surgen Midori: La Niña de las Camelias (1984), Itoshi no Showa (1988), o hasta el momento su manga más conocido, La sonrisa del vampiro (2000).

la niña de las camelias

Este autor, siempre fue fiel a su estilo, ha conseguido traspasar las fronteras niponas y se ha convertido en todo un referente de culto en Europa y EEUU. Partidario de un manga totalmente distinto a los parámetros que impuso el genial Osamu tezuka, Maruo, es uno de los pocos de renovadores auténticos del Japón actual.

Alguien que intenta crear algo distinto en una industria donde casi todo está perfectamente codificado.

Publicada el
Categorizado como Mangaka