gainax serie flcl kuri kuri

Furi Kuri, más conocida como FLCL, fue un anime que marcó un antes y un después. No por contenido, argumentos, o personajes, sino por las avanzadas técnicas que utilizaron en la creación de este extraño anime. Hace escasos meses se anunció la llegada (después de 18 añazos) de la continuación en forma de temporadas, llamadas FLCL: Progressive, y FLCL: Alternative, aunque eso, es otro tema.

¿Que pensarías si un día te levantas por la mañana y al mirarte al espejo observas sobresaltado que te han crecido cuernos en la cabeza?. Pues esto no es nada en comparación con lo que le ocurre a Naota, un muchacho normal y corriente.

De una ciudad donde no hay nada increíble y todo es lo de siempre. Aunque sin embargo en la que conviven con una extraña factoría en forma de plancha que expulsa gases de forma regular. La vida cotidiana de Naota se ve interrumpida una mañana cuando recibe la inesperada visita de Haruko Haruhara una muchacha que ha venido del espacio. Aquí, entra en escena la locura.

Una variopinta mujer de pelo rosa con una Vespa (en japonés, Vespa significa avispa, de ahí que la llamen «mujer vespa») aparece arrollando al pobre chaval. No contenta con eso, la mujer aún tiene ánimos para golpearlo dos veces con su bajo creándole unos chichones en la cabeza. Los que empiezan a crecer dando lugar a dos enormes robots, uno con una televisión por cabeza, y otro en forma de mano. A partir de este punto (que es desde el principio) la serie entrelaza argumentos hilarantes difíciles de seguir.

 

Fooly Cooly, Fury Kura, ¡Furi Kuri!. Una serie de Gainax muy loca

La serie consta de 6 únicos OVAS con una duración exactamente igual a la de cualquier episodio de anime, unos 25 minutos aproximadamente. En cada OVA se tocan distintos aspectos referentes a la susodicha palabra que forman título. Porque allá en Japón Furi Kuri no tiene significado alguno. Pero curiosamente existen bastantes palabras con una fonética muy parecida.

Esto permite a la serie introducir multitud de juegos de palabras bastante graciosos. Un ejemplo de ello es el propio furi kuri, cuyo significado viene a ser un masaje que se realiza en el pecho femenino. Como veis la cosa da para mucho juego.

Tal y como ocurre durante toda la serie no solo encontramos juegos de palabras. Si no también, situaciones comprometidas, animaciones súper deformes, y cualquier tipo de ocurrencia que se le pasará por la cabeza a los creadores. Sacarnos una carcajada ante la caja tonta, nunca fue tan sencillo. Definitivamente, FLCL es un anime fuera de lo normal y no nos estamos refiriendo solo al extraño y loco argumento, sino por la calidad que rezuma.

flcl fooly kooly mamimi robot angel sky
Nos apostamos lo que sea que jamás visteis un anime con unos movimientos de cámara tan realistas y artísticos. Ni que decir tiene la utilización de una mezcla de entornos 2D y 3D para llegar a efectos al más puro estilo de Matrix. Y lo bien integrados que estaban ciertos elementos generados por ordenador o capturas reales.

Sí, habéis leído bien,  por ejemplo capturas de movimiento de agua integradas en los fotogramas dónde aparece el río de la ciudad. Además, el tratamiento digital utilizado a lo largo de la anime, permite tener una imagen nítida y limpia. De este modo se nos permite ver en todo su esplendor a los personajes creados por el genio de Yoshiyuki Sadamoto.

La banda sonora de Furi Kuri la hizo The Pillows

Punto a la banda sonora. Sin lugar a dudas, magistral, y a cargo de un grupo que hizo las delicias de los amantes del J-pop y de los que adoran las bandas sonoras de los animes. The pillows es el nombre del grupo que puso música a las disparatadas imágenes que crearon los muchachos de Gainax (creadores de Evangelion).

No es usual que un único grupo corra con la música de un anime en solitario. Pero en FLCL fue de lo más acertado. Pues las melodías encajan perfectamente con todas las situaciones del anime, encajando cada una en el momento justo, lo que le da un aire distinto a la serie.

Furi Kuri es un anime magistral, fuera de lo común, y que llena de aire fresco el mundillo. No escatima en calidad e innovación, todo lo contrario. Y si además, le añadimos el hecho de ser hilarante, prácticamente lo tenemos todo. Una serie, de humor ácido.

Otras cosas que te pueden interesar: