cowboy bebop spike faye valentine jet black

Todo empezó en 1986 cuando la serie más aplaudida hasta la fecha, La visión de Escaflowne, llegaba a su final. Como consecuencia, dejando sin serie de culto y de multitudes, a los aficionados del manga animado. Es así como el mismo equipo que se había glorificado gracias a la serie, decidió trabajar en un proyecto similar, Cowboy Bebop. Pero con la misión de superara el difícil reto marcado por las aventuras de Escaflowne.

Yoshiyuki Tomino se puso manos a la obra con un diseño de producción que impactara no solo en el capítulo piloto, si no a lo largo de las temporadas que durara la serie. Para ello contó con la inestimable ayuda de algunos de los colaboradores en otras series de culto. El equipo Sunrise, se encargo de llevar a cabo este proyecto.

Toshihiro Kawamoto y Shoji Kawamori se dedicaron en cuerpo y alma al diseño de unos personajes. Que por cierto, han terminado por ser fundamentales dentro del anime contemporáneo. Por no hablar de opening, la mejor cabecera que nunca a existido en una serie.

En las series japonesas uno de los elementos para que una serie sea completa y eficaz debe incluir entre sus componentes imprescindibles un buen score. Es decir, una banda sonora que esté a la altura. Para ello se contrató a Yoko Kanno, cuyas orquestaciones para Macross Plus fueron una auténtica revolución musical dentro del OVA.

Cowboy Bebop, rompiendo barreras

Lo cierto es que la serie de televisión se hizo con un hueco desde su origen al lograr adaptar el formato de las 365 líneas a las nuevas técnicas. Que por aquel entonces sólo estaban destinadas a lo que suponía la revolución visual del momento que devenía del formato magnetoscópico.

Por lo tanto Cowboy Bebop no sólo transgredió la barrera que separa el cine, el vídeo y las series de televisión, sino que logró adaptar el interés tecnológico a la construcción narrativa delimitada a sus atractivos giros de guión. Que se cernían a unos personajes muy cotidianos.

Eso quedó atrás con una simplificación conceptual que abrumaba basada en la supresión de cualquier idealismo revolucionario, en la aniquilación del malo malísimo que ha estado presente en todos y cada una de las series que habíamos visto hasta la llegada de este fenómeno de la animación televisiva.

La historia de los cazarecompensas espaciales

La historia nos sitúa en el espacio, de una forma bastante simple y llana. El atractivo de Cowboy Bebop es que en cada episodio su vértice caótico y retro la convierte en una serie apasionada y oscuramente asequible. En un futuro próximo, la humanidad ha logrado que el viaje espacial de todos y cada uno de los integrantes de la tierra sea factible. Así se aprovechó la ocasión para invadir varios planetas de nuestro Sistema solar. Esto dio lugar a que el espacio fuese a su vez, ocupado por contrabandistas y caza-recompensas que persiguen objetivos muy diferentes entre ellos.

cowboy bebop anime nave aeroplane swordfish II

Los intrépidos Spike Spiegel y Jet Black han formado uno de los mejores grupos de estos villanos espaciales para detener a todos aquellos criminales que se les crucen por el camino. El grupo de asalto criminal dedica su esfuerzo a parar las fuerzas del mal simplemente por dinero. Poco a poco van apareciendo nuevos personajes.

En primer lugar Ed, una hermosa chica (o chico) de 13 años que supone el apoyo cómico de la serie. Dedica su tiempo a convertirse en el mejor hacker de la historia del anime. Para cerrar el círculo de Cowboy Bebop , y en segundo lugar, Faye Valentine. Una cazarecompensas que va por su cuenta y que utiliza sus encantos para conseguir dinero, y jugar con su imponente físico con el pobre Spike en una especie de doble.

Los sagaces personajes de la serie

En definitiva

Es la era del anime, del manga. Cowboy Bebop se estrenó oficialmente durante abril de 1988 y está dividida en dos partes. La inicial serie de televisión que constaba de 13 episodios. Sin embargo la serie se trasladó a un formato único en nuestro particular y mágico universo, el OVA. A partir de ahí, el éxito estaba asegurado. Todo ello confluyó en 14 capítulos dedicado al protagonista principal de la serie, Spike y su equipo.

Terrorismo, vandalismo, violencia, corrupción, locura, acción y riesgo son los ingredientes de una serie destinada a traspasar la retina del espectador más avezado en el anime. Una increíble manera de incrustarse de un modo violento en su memoria visual.

Sencillamente impresionante.

Otras cosas que te pueden interesar: